La voz de las mujeres

La asignatura optativa de Locución Radiofónica y Televisiva nos pidió cinco minutos de radio y vídeo. Este es mi trabajo para radio. Hace mucho que no escribía en el blog, pero no es olvido, simplemente es que he sido engullida por la carrera. He querido inspirarme en Sangre fucsia. Por eso, la entrada musical les hace un homenaje. Es la canción de Le Tigre, Deceptacon, que ellas introducen en su careta. Pero yo he empleado la versión remix. Así el copiar queda elegante y todo. Un micrófono horroroso zumbará en tus oídos. Lo advierto.


La oralidad ha estado presente desde el primer sonido humano. Ha sido nuestra seña de identidad como especie. Nos hemos contado historias. Las hemos hecho nuestras alrededor del fuego, hemos conjurado temores y los hemos vencido gracias a ellas.

¿Pero quién ostentaba el derecho a hacer sonar su voz en el silencio? Posiblemente aquellos quienes dotaban de significado a los símbolos.

Bourdieu afirma en El poder simbólico, que quienes crearon los símbolos fueron cuerpos de especialistas tras la división del trabajo. Los individuos no pertenecientes a estos grupos  no podían crear símbolos ni significarlos.

El Estado, la Lengua, la Religión, la Escuela han sido las estructuras sociales que han creado símbolos. La mujer fue desautorizada en esa codificación. Poco a poco, desde las funciones más básicas, se la dirigió a las labores de reproducción y cuidados. Fue desposeída de su voz. ¿Pero por qué? Por qué esa constante intención de negarle a la mujer el poder.

Las diferencias sexuales se sistematizaron desde la división del trabajo, según asegura Bourdieu  en La dominación masculina. El cuerpo y la biología marcaron la adjudicación de los trabajos. Los duros y los suaves. Y reproducirse no era una acción. Era un estado.

La descendencia aseguraba la supervivencia en el sedentarismo. La fuerza también, frente a los invasores. Ostentar el poder de la fuerza fue algo primordial dentro de aquel sistema social. Todas las razones para salir al mundo fueron del varón. Acuñó sus propios símbolos, y se autoempoderó en ellos. Era la supervivencia, la dignidad, el respeto. La mujer se convirtió en un objeto más para la gestión social. Como dice Simon de Beauvoir en su obra El segundo sexo. Los hechos y los mitos:

La peor maldición que pesa sobre la mujer es estar excluida de esas expediciones guerreras: el hombre se eleva sobre el animal al arriesgar la vida, no al darla. Por eso la humanidad acuerda superioridad al sexo que mata y no al que engendra.

Las estructuras sociales creadoras de símbolos la reconocieron como objeto, y no como agente activo. El varón temía su poder mágico, oscuro y abstracto como Naturaleza. Pero pronto la naturaleza perdió su rasgo de misterio. Fue un objeto más de dominación humana. Por eso, convierte a la mujer en propiedad privada. Comprar y vender sus cuerpos y su capacidad reproductiva traía compensaciones económicas y de comunicación entre clanes.

La mujer aún debe conseguir asignar a su voz atributos de valor reconocidos socialmente. Incluso en las sociedades democráticas, arrastra todavía el estigma de ser objeto. Hoy continúa siendo una propiedad, sea sexual, reproductiva o servil. No importan nuestras aportaciones a la cultura, el conocimiento o la civilización. El significado de la mujer continúa siendo acuñado por los varones. Solo la mujer puede liderar la reasignación de su propio significado en función de la capacidad que desarrolle para influir en los hechos sociales. Puede que entonces su voz logre el respeto merecido dentro de la categoría de lo humano. Algo complicado, en una sociedad marcada por las estructuras, instituciones y estigmas  impuestos por la opresión tradicionalmente masculina hacia la mujer. Sociedad que es el único mundo posible conocido. Por ahora.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s