Ver cine. Ven a La isla mínima

La-isla-mínima-2

España, 2014. Duración: 105 minutos.
Reparto: Javier Gutiérrez, Raúl Arévalo, Nerea Barros, Jesús Castro, Salva Reina, Antonio de la Torre. Dirección: Alberto Rodríguez. Guión: Rafael Cobos, Alberto Rodríguez. Música: Julio de la Rosa. Fotografía: Álex Catalán.


A pesar de no estar ya en cartelera, La isla mínima puede volver  a ser proyectada pronto en toda España. La cinta cuenta con 17 nominaciones a los próximos Goya; 10 a los Premios Feroz (de los cuales se ha llevado 5) y  por si fuera poco, 3 más al José María Forqué.

Durante el Festival de cine de San Sebastián, fue distinguida con tres galardones. La Concha de Plata al Mejor Actor para Javier Gutiérrez; el Premio del Jurado a la Mejor Fotografía y el Premio Zinemaldia 2014 a la mejor película de la Sección Oficial.

Tal reconocimiento es bien merecido. Esta inquietante y adiposa película sabe impregnar la memoria de quien la visiona. Para aquellos que todavía no la han visto, narra la historia de dos policías de ideología antagónica sancionados y obligados a investigar juntos un caso. Un thriller ambientado en 1980 en la zona de las marismas del Guadalquivir. Un paisaje magistralmente capturado, revelado de forma paulatina como un personaje más. Responsable de gran parte del peso de la oscuridad y asfixia de la atmósfera, en consonancia con la sordidez de la trama y lo tenebroso de sus personajes.

Un clima hostil segregado también por el contexto histórico enmarcado. La transición aún tambaleante, la memoria franquista todavía muy viva en los usos policiales, la dureza de la vida de un poblado aislado y en declive. Unas normas de comportamiento autoritarias, con el sometimiento explícito de la mujer al varón en distintos roles y edades, evidenciado por la violencia de género física y estructural y por la obediencia. Queremos resaltar cómo se reflejan los estrechos límites en los que podía moverse una mujer para no ser etiquetada de buscona y la estigmatización de su sexualidad, incluso por las fuerzas del orden.

En cualquier caso, la película no toma partido, no hace crítica política expresa, no lanza un mensaje moral, se mantiene al margen. Deja abiertas las interpretaciones. Pero se afana en fotografiar al detalle las relaciones y los mundos interiores de los seres en medio de una sociedad nítidamente dibujada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s