La autora del proyecto contra el acoso sexual callejero ‘El cazador cazado’ es agredida. Pikara Magazine difunde y aquí también lo hacemos

De su Blog Alicia Murillo Ruiz
Imagen de su blog, Alicia Murillo Ruiz

Os dejo esta inciativa sobre visibilización del acoso callejero. Tiene dos años de vida y se encuentra congelada casi antes de nacer. El vídeo de presentación ha sido denunciado en Youtube y Vimeo por pretender acosar e intimidar, algo que me ha sorprendido después de verlo todo. Lo que me ha dejado estupefacta es que la autora, Alicia Murillo, haya sido violentada por focos machistas de Internet, como podréis leer en el primer vínculo proporcionado.

He visto una videocrítica de esta iniciativa (no os proporciono el enlace porque me parece misógina, insolidaria y falta de empatía y no quiero darle publicidad) de una persona que manifestaba la imposibilidad de una mujer de saber si alguien la va a acosar por la calle. En uno de los vídeos que componen la propuesta, la autora afirma que “seguro” iban a abordarla.

Creánme, puede saberse, puede sentirse. Cuando la agresión verbal y física se vive desde los catorce años, intuir que vas a ser agredida es sencillo a los cuarenta. Puedo recordar las agresiones en el autobús de línea en Cádiz durante los años ochenta. Los roces de las manos que se desmayan, se hacen las dormidas. Los murmullos incomprensibles, cerca de tu oreja, llenos de saliva que te salpica. Eran actos pergeñados en el ocultamiento y vividos en el silencio.

Sientes esa misma tensión en muchos momentos del día y a ciertas edades. Y sí, muchas veces cruzas con cierto grado de ansiedad la calle flanqueada por varones; pero no se te nota externamente, pese a estar segura de que van a decirte algo. Algo desagradable (en muchas ocasiones lanzan vituperios como “gorda” o “fea”, una demostración más del carácter de objeto otorgado por estos seres a las mujeres que acechan). Es más, cuando te dicen “guapa” lo dicen a gritos, como detalla Murillo en su experimento, haciéndote tema público. Y su lengua te toca. A distancia. Pero lo hace. A veces no dicen nada y respiras tranquila, pero no bajas la guardia; porque otras muchas veces, muchas, muchas, tantas que se han convertido en rutina, sí los escuchas, sí los escuchaste. ¿Cómo no vas a intuirlo?

Por supuesto, hablo de mis propias experiencias. Y no soy la única mujer del planeta con este bagaje de sensaciones en el cuerpo.

El proyecto de Alicia está conformado por documentos reales de acoso sexual naturalizado. La calidad de estos vídeos es de documento sociológico. Nos parece impensable que no se haya avanzado en ellos, profundizado académicamente y publicado sus conclusiones en foros de investigación universitaria. El método puede retomarse y mejorarse para establecer bases científicas de la realidad social cotidiana. Sus resultados aplicarse a ámbitos docentes u otros para la creación de conciencia social.

Por desgracia, no hay nada nuevo bajo el sol. No seamos hipócritas. Tod@s lo sabemos. Sabemos que ocurre. Sin embargo, estas situaciones aún generan sonrisas contenidas que hacen temblar la comisura de los labios de muchos testigos. Peatones que miran, gente anónima que se cruza. No reaccionamos ante la muerte de mujeres a causa del machismo. ¿Cómo podríamos reaccionar antes estas… sutilezas?

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. edgoal dice:

    Lo primero de todo decir que estoy en contra y me dan asco los tios babosos que molestan a las mujeres, que mas de una vez me han dado ganas de colorearle la cara a alguno pero no de verguenza… dicho esto y despues de ver los videos del cazador cazado tengo que decir que me ha llamado la atención la iniciativa por la valentía de esta mujer de enfrentarse a los supuestos acosadores, y digo supuestos acosadores porque esos individuos no eran ni eso, solo he visto grupos de paletos retrogradas que ni si quieran saben lo que eso significa. Pero tengo que decir que me he quedado despagado con la forma que se ha expuesto el tema. Solo he visto ensañamiento y demagogia barata contra esos especímenes que solo daban pena. Donde estan los miserables de los que se habla arriba, los del autobus los de las manos dormidas los del roce en la oficina…..estos son los peligrosos

    Le gusta a 1 persona

    1. Son los mismos. Solo que no se les descubre públicamente. Es el mismo tipo de especimen en un contexto que lo permite. Cuando se sienten arropados, van a más. De los que hablo arriba, como tú dices, son los que yo me he encontrado de niña. Desgraciadamente, es complicado estar con una cámara en esos contextos. Por eso la persona que realiza estos vídeos simplemente pasea, aborda estos acosos y les responde. Tal vez ella lo que no hace es describirlos científicamente, pero sí desde el rechazo que siente cuando esto le pasa por la calle, porque no puede defenderse de ello. En realidad, los vídeos son una autodefensa. Y por eso, yo los apoyo. Porque hay muchas mujeres a las que esto les pasa. Y es una realidad invisibilizada. Muy tolerada por la generalidad. Si protestas casi que se ríen de ti. Muchas gracias por interesarte y manifestarte en contra del acoso callejero.
      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s